martes, 20 de noviembre de 2007

Premios y merecimientos monótonos

En una situación que lleva a la ciencia a los límites, la asociación de científicos locos y dementes que crean inventos con nombres largos, decidió en su última cumbre, la del Chimborazo, premiar al Dr. Filkenstein por su ardua labor e incansable desempeño en la rama de los inventos con nombres largos con la "medalla mística metálica metafórica magnífica memorizada mimética malvada merodeadora majestuosa mítica y milimétrica que también es ipod" La medalla trae grabado el nombre del doctor y unas 150 canciones de Richard Clayderman, que tanto le gustan

La reacción no se hizo esperar, es mas, llego antes lo cual causó una gran confusión cuando el Dr. empezó a gritar y agradecer por un premio que aun no le decían que ganaba. Eventualmente llegó un mensajero con un sobre y una sensación de "ah, ahora entiendo" para todos los presentes, entre los que se encontraban el novelista alemán Günter Grass, el personaje de ficción Horacio Oliveira, el presidente de Uganda, Yoweri Miseveni, Alejo, Jim Halpert y Arquímides.

Lógicamente nos tuvimos que aguantar un discurso largo y aburrido por parte del Dr. esa noche que recibió el premio pero por suerte fue en Chili's y podíamos pedir sin límite y eso fue justamente lo que hicimos.

Pedimos 74 cosas en total, incluyendo los 22 postres que pidió mi esposa, los 16 "whisky con cola" que se mandó Arquímides y los 9 helados que Daniel y yo compartimos.

Eventos sobresalientes de la noche:

El Dr. Filkenstein, en un momento muy emotivo agradeció todo el apoyo de su mamá, que en paz descanse, que en ese momento descansaba en el Hotel-Resort Paz en el sureste de Irlandia del Norte, ya que fue ella la que a punta de un sistema de recompensas logró que el Dr. desarrollara la capacidad de crear una serie de nombres largos para luego inventar el objeto, un detalle que nos liberaba de la duda respecto a que era primero, el nombre o el invento.

Arquímides se subió al escenario aunque no le tocaba hacerlo y dio un discurso inentendible respecto al, y dejenme ver si lo entendí bien "El problema Geocósmico de la inflación sicológica y arqueológica del ser humano codigopensante que retiene invocaciones estructurales que rayan en la vulgaridad pero que se limpia con agua". Como ya dije antes nadie le entendió mas que el título pero justamente por eso le dieron una mención de honor que lo dejó feliz por el resto de la noche.

Daniel se fue volando por ahí en total desobediencia paterna y se atoró en el banner que estaba colgado sobre el escenario, 14 científicos se ofrecieron a inventar algo para bajarlo de ahí, yo ya traía mi escalera por si acaso.

Alguien corrió desnudo por el escenario.

Se metió una iguana.

Creo que eso es todo, nada especial realmente.

1 comentario:

Daniela dijo...

Reitero mi gusto por este estilo indefinible fantástico melódico suburbano y onírico, si no fuese por esa agudeza por las narraciones algunos dias serian simplemente tan aburridos...